¿Qué sabemos de la soledad? ¿Qué sabemos de aprender a crecer? ¿Cómo afrontamos nuestros miedos cuando no sabemos sentir miedo? ¿Qué le pasa a la mente humana para querer hacer daño? ¿Acaso los que deciden causar el mal responsablemente no son en el fondo el producto de muchas caricias perdidas? ¿Acaso el ser maltratado puede acabar creyendo que algún día recibirá una caricia de verdad? La caricia perdida habla de niños que maltratan a otros niños, de sus sentimientos y de la necesidad de expresarlos sin miedo. La caricia perdida fuimos nosotros y son nuestros hijos y aquellos que han tenido que aprender muy pronto que siempre se ha de luchar contra todo tipo de dolor.