SHAKESPEARE, LA MUJER SILENCIADA La cita tiene lugar en una solitaria taberna londinense en la primavera de 1616, justo el día de la muerte del dramaturgo más importante de todos los tiempos: “Will”. Durante la velada, asistimos a un soliloquio de una mujer silenciada por décadas, borracha de lenguaje, que lidia con los fantasmas de los personajes más famosos de la obra de Shakespeare. Ella es la hermana del afamado dramaturgo, y esa solitaria noche, entre trago y trago de amarga cerveza y envuelta por los vahos que exhala el sucio suelo de una cantina barata, hace una confesión que, de ser cierta, cambiaría significativamente la historia de la literatura universal. La mujer silenciada es un espejo herrumbroso en el que se refleja la vida de todas aquellas mujeres que a lo largo de la historia se han visto privadas de poder ser quienes eran, una voz solitaria en medio del mar, un gato más que no va al cielo.