Una pequeña pista la piel de una mujer el comportamiento de una vaca la cuerda floja. Quien mira es bienvenido ¿quiere usted pasar? En el trapecio, bajo las miradas, Mi asunto es su asunto Mi miedo es su miedo Mi desnudez es la suya Un trabajo sobre la presencia Un solo de danza que se mueve entre la evocación de lugares comunes y la exposición de la privacidad, planteando la implicación de desentendimiento del que mira o asiste a un acto público y cuestionando nuestra pasividad ante los acontecimientos ajenos. Alguien dirá que de buen grado se metería en sus asuntos, pero ¿cuáles son? A veces todo nos concierne y, de repente, nada nos toca. El hilo conductor es la transformación, de una mujer, de una presencia, de la energía, de la mirada del que observa. El camaleonismo de una persona según: según se trata, según se mira, según se muestra, según se recuerda. La escena es una herramienta de comunicación y el objetivo es conectar. ¿Es eficaz lo que hacemos? Con pocos recursos nos interesa mostrar lo aparentemente sencillo aunque todo tenga una doble lectura. Alexander Calder jugando con su pequeño circo de alambre, el payaso que intenta subirse a una silla, la trapecista de oro, los caballos azules, la cabaretera, una modelo desnuda, alguna vaca quieta, quieta. Las ideas construidas a partir de imágenes. La danza y la presencia a través de emociones y sensaciones. El placer de evocar imágenes que provoquen la emoción del que mira, que siempre es individual y, que si logramos involucrarlo, participará siendo intérprete de nuestras experiencias. El intento y la repetición del intento. "Prueba otra vez, fracasa otra vez" como decía el Gran Beckett. Ana Vallés