Salí del teatro y la ciudad estaba desierta, en el autobús solo íbamos el conductor y yo…todo el mundo estaba en el fútbol o viéndolo desde un monitor, en casa o en alguno de esos bares que se llena de gente que mira el plasma como si mirase a Dios. Sólo un grupo de privilegiados nos reunimos en la Sala Pradillo para sumergirnos en el imaginario de Lola Jiménez. En la breve pieza, habla, pela manzanas, deambula por la sala, se sumerge en un mar de imágenes perturbadoras y pelea con sombras imaginarias… Hay propuestas escénicas que no se pueden explicar ni describir, hay que estar ahí y abandonarse al misterio que ocurre ante nuestros ojos… Lo dicho, todos miraban el fútbol y unos pocos mirábamos el saco de la risa.

Adolfo Simón

  Comencé a bailar con Mónica Valenciano en Las Palmas G.C. En  1992 fundé en mi ciudad natal junto a Germán Fumero y Begoña Vega la compañía de danza Kokoro, donde empecé a desarrollar mis propias obras. Alrededor de 1997, me trasladé a Madrid donde seguí desarrollando mi propio universo creativo (danza, video, textos y dibujos), a la par que mi trabajo como bailarina e intérprete con diferentes artistas de la escena: Carlos Marquerie, Elena Córdoba, Mónica Valenciano, Olga Mesa, Lengua Blanca. Del 2009 al 2016 trabajé  en la compañía Atra Bilis de Angelica liddell