Sinopsis

Para esta residencia, Juan Benítez presenta un solo de danza que nace de la inspiración de La Divina Comedia de Dante Alighieri (Infierno). La cual se utiliza como guía de viaje, donde el cuerpo se convierte en vehículo transportador de imágenes, que surgen de la encarnación de personajes mitológicos e históricos, así como sonidos, atmosferas y situaciones que surgen del poema y que va construyendo el hilo narrador de la pieza.

Desde una libre interpretación del poema, surge el cuerpo narrador, que se transforma para encarnar lo animal, lo vegetal, lo mineral. A partir de un lenguaje personal que explora el espacio y la arquitectura del cuerpo, donde surgen las formas esculturales y los movimientos.

Un acercamiento a la naturaleza del ser humano, desde la representación alegórica de imágenes, símbolos y emociones. Que acentúa lo sagrado, lo tribal, lo espiritual y místico de la danza. Un viaje a través del subconsciente que, utilizando el cuerpo como herramienta de creación, de sensaciones y de experiencias físicas a través de los sentidos. Para esta residencia se cuenta con la colaboración artística de dos creadores canarios Carmelo Fernández y Lola Jiménez que aportaran con su participación a la identidad del proyecto.